¿Por qué donar a LAWA?

En los últimos 34 años, LAWA ha estado luchando para asegurarse de que las mujeres que vienen a nuestra organización en busca de apoyo no se vuelvan parte de esa trágica estadística.

Si bien el financiamiento de los refugios ha disminuido drásticamente, la violencia no. Debido a recortes públicos, varios refugios se han visto obligados a cerrar sus puertas, causando una fuerte amenaza y poniendo en peligro la vida de las mujeres. Estas mujeres que intentan liberarse de los patrones de violencia, alejándose de los abusadores sexuales, tienen cada vez menos lugares seguros a dónde ir. Las mujeres migrantes enfrentan una situación aún peor: vulnerabilidad, manejo restringido del inglés, y desconocimiento de sus derechos en un país extranjero.

Nuestro refugio es más que un techo: es un lugar de curación, esperanza y nuevos comienzos.