Alfabetización digital: Crear narrativas propias, apropiarse de las tecnologías

By 8 septiembre 2021LAWA news

alfabetización digitalLa UNESCO proclamó el 8 de septiembre Día Internacional de la Alfabetización en el año de 1966, para recordar a la comunidad internacional la importancia y la necesidad de intensificar los esfuerzos para que las sociedades puedan adquirir nuevas herramientas para comunicarse mejor entre lenguajes. ¿Pero qué es la alfabetización para nosotras, siendo parte de la comunidad migrante? ¿Cuál es la importancia de tener acceso y habilidades para manejar otros idiomas, especialmente el lenguaje tecnológico?

Para pensar en los retos de esta fecha, LAWA invitó a Yadira Sánchez, quien realiza un doctorado en Inteligencia Artificial, y forma parte del Programa Change Maker, a escribir una reflexión sobre la alfabetización digital y su importancia estos días. ¡Siéntete libre de leer y compartir en tus canales de redes sociales!

Por: Yadira Sánchez

En términos genéricos, la diversidad es la celebración y el respeto de la diferencia. Es la capacidad de diferenciar entre grupos según la edad, etnia, religión, discapacidad u orientación sexual. La inclusión significa asegurarse de que todos puedan acceder al aprendizaje independientemente de las barreras que existan. Garantiza que se satisfagan las necesidades individuales y permite que las personas se desarrollen a su máximo potencial. Sin embargo, esta es una meta que todavía no hemos alcanzado.

En el contexto de la alfabetización digital, esto significa tomar medidas para cruzar la brecha digital y garantizar que las personas de grupos desfavorecidos o minoritarios puedan participar en el aprendizaje, pero también crear si así lo desean. El entrelazamiento de Internet con nuestra vida cotidiana nunca ha sido más evidente que durante el año pasado, cuando para muchos se convirtió en nuestro único vínculo con el mundo exterior. Cuatro de cada cinco personas en el Reino Unido estuvieron de acuerdo en que la tecnología ha sido un “apoyo vital” durante la pandemia. Además, debe mencionarse que no todos queremos estar incluidos en una caja que se construyó para que quepa sólo en algunos; tal vez queremos que nuestras propias narrativas se arraiguen en la construcción de herramientas digitales, o incluso que creemos nuestras propias herramientas.

Se dice que millones de personas todavía carecen de las habilidades o la tecnología necesarias para participar en nuestra sociedad cada vez más virtual. Según un informe de 2020 del Lloyds Bank, nueve millones de personas no pueden usar Internet sin ayuda. 3,8 millones, o el siete por ciento de la población, están desconectados «casi por completo». En general, estima que el 22 por ciento de la población del Reino Unido está excluida digitalmente de alguna manera.

¿Por qué importa esto? La brecha digital refleja y refuerza las desigualdades sociales preexistentes. Las personas de los grupos socioeconómicos más bajos y con necesidades específicas tienen tres veces más probabilidades de no usar Internet, y otros grupos comúnmente excluidos digitalmente incluyen las personas sin hogar, los beneficiarios de beneficios públicos estatales, y las personas mayores y discapacitadas. Esto puede aumentar el aislamiento y también tener un impacto financiero, ya que es más probable que las personas paguen más por bienes y servicios públicos mientras ganan menos.

Según la Oficina de Estadísticas Nacionales del Reino Unido, la inclusión digital puede manifestarse de estas formas: gestionar o encontrar información en Internet; utilizar plataformas de comunicación

digital; hacer transacciones en línea; verificar las fuentes de información; crear o completar formularios en línea.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que estas definiciones provienen de organismos institucionales que tienen ideas específicas de cómo se ve la inclusión digital en un sistema que opera en torno a transacciones de capital y servicios con el propósito de excluir a ciertos grupos de la sociedad. El mismo sistema que crea políticas de inmigración hostiles que afectan de manera desproporcionada a los inmigrantes en situaciones de vulnerabilidad, que no buscarán ayuda, son también los que, muy probablemente, pondrían su información personal en línea y harían uso de las tácticas actuales de inclusión digital.

Es probable que los marcos actuales de inclusión digital, como decirle a la gente que simplemente “adquieran habilidades digitales”, caigan en oídos sordos cuando se trata de grupos que se sienten excluidos de la industria de la tecnología. El encuadre tal vez debería pasar de la mera promoción de «habilidades» a explicar qué tipo de beneficios y resultados concretos podrían generar esas habilidades, así como la participación activa de grupos sub-representados en actividades que permitan la co-creación tecnológica y el análisis crítico de cualquier tipo.

Si bien las políticas de inclusión para «arreglar» la brecha digital se centran en gran medida en enfoques de arriba hacia abajo en los que representantes de instituciones poderosas, como el Ministerio de Educación y/o las Universidades, implementan enfoques para incluir a los grupos sub-representados; también hay proyectos en los que existe un enfoque horizontal, liderado por la comunidad, para buscar cómo la tecnología nos encajaría con nuestras propias historias y narrativas construidas en ellos.

Es dentro de estos marcos que yo, como mujer inmigrante en el espacio de la tecnología y la academia, he sentido que puedo expresar mis narrativas sobre qué es la tecnología y cómo la visualizo. La importancia de los cómplices y aliados en estos espacios que estén dispuestos a orientar y transmitir conocimientos, así como a co-crear en comunidad, es lo que personalmente siento que puedo florecer. Espacios donde nuestras narrativas son alentadas y escuchadas activamente, para nuestros propios imaginarios de futuro.


Yadira Sánchez es mexicana, ciberactivista, ciborg y doctorante en Inteligencia Artificial en la Universidad de Southampton, Reino Unido. Sus raíces en las culturas rurales le han llevado a desarrollar un pensamiento que pone en el centro las posibilidades de imaginar el uso de la tecnología para el autocuidado y el goce común con el fin de reducir la hostilidad hacia comunidades marginadas, crear ambientes no violentos y no jerárquicos.

We will reopen our offices in Hackney from the 2nd of August. In order to protect the health and wellbeing of our service users and staff, we will only take pre-booked face-to-face appointments. To book one, please call us on 02072750321 or use our online chat from 9:30 am to 5:30 pm. We will also maintain our remote support. If you require vital assistance, please call 999 available 24 hours, or call the National Domestic Violence Helpline freephone on 0808 2000 247. For more information, go to: https://lawadv.org.uk/en/get-help-coronavirus/ 

Open chat