Blog

Te invitamos a nuestra Gala !

Latin America Women’s Aid organizara una Gala por los 30 anos de apoyo continuo a mujeres y ninos que han experimentado la violencia

 

El día 6 de Octubre Latin America Women’s Aid (LAWA) celebrá 30 anos salvando vidas y empoderando a las mujeres con una glamurosa Gala en el centro de Londres.

Desde el día de la fundación de LAWA en 1987, por 2 valientes refugiadas políticas Latinoamericanas hasta el día de hoy LAWA sigue proveyendo el único refugio para mujeres y ninos latinoamericanos en Reino Unido y Europa, a través de este LAWA ofrece un camino a las mujeres vulnerables y un servicio vital a nivel nacional a una de las comunidades de migrantes mas marginadas y de mas rápido crecimiento en el país, con una población estimada de alrededor de 250,000 personas.

En los últimos 30 anos LAWA ha trabajado incansablemente para salvar y transformar la vida de miles de mujeres y ninos latinoamericanos, afrodecendientes y de minorias etnicas. Apoyar a las familias migrantes que huyen de la violencia no solo significa abordar cuestiones difíciles como la violencia doméstica, el abuso de menores y el trafico sexual, sino también ofrecerles una asistencia integral, esto incluye el apoyo practico y emocional, guiando a las mujeres a través de sistemas desconocidos, ayudandoles a alcanzar la justicia, ofreciendo concejería, entendiendo la individualidad de cada mujer y derrumbando barreras para que tengan acceso al apoyo, mas que nada significa trabajar juntos para ayudas a las muejes a empoderarse para alcanzar la autodeterminación, la plena participación en la sociedad y crear futuros mas brillantes para sus familias.

El 6 de Octubre, invitamos a unirse a nuestra celebracion de aniversario a todos aquellos que han contribuido a nuestros logros, tales como: nuestros patrocinadores, socios, usuarios de servicio y simpatizantes. El programa incluirá una cena, presentaciones y danzas latinoamericanas. Tendrá lugar en 1901 Ballroom, Hotel Andaz, 40 Liverpool Street, Londres, Reino Unido, EC2M 7QN.

Por favor ayudenos a difundir este importante evento que esperamos sea el catalizador de otros 30 anos de éxitos, haciendo una diferencia duradera para las familias vulnerables.

Puedes adquirir tus entradas en el siguiente enlace: http://lawadv.org.uk/gala2017

::Ecofeminismo y Ciudadanía del autocuidado::

Te invitamos 8to. taller del programa Mujeres Tejiendo el Cambio (Change Maker Programme) el siguiente viernes 25 de agosto.
En este taller, vamos a hablar sobre como la emergencia mundial de sobre explotación de recursos naturales, la excesiva migración y desplazamiento de comunidades enteras, así como el crecimiento de la injusticia social y nuevas formas de violencia contra los cuerpos de las mujeres, están íntimamente conectadas.
¿Podemos tomar conciencia de la responsabilidad que nos toca en este momento histórico?
¿Cómo mujeres, tenemos alternativas para actuar y cuidar el ambiente que nos rodea?¿
Cómo habitamos nuestra casa en común, la Tierra, y como nos relacionamos como mujeres y personas?

Trae tus pensamientos para ser parte de este taller
Trae flores, semillas o algún símbolo que desees compartir para nuestro ritual ecológico.
¡Te esperamos!
Si requieres servicio de guardería, llama para reservar.
Toda la información en el poster.

Soy Afrolatinx

Ornella Ospino es una joven afrocolombiana. Involucrada en la campaña Justicia para los limpiadores (Justice4cleaners) en la Escuela de Estudios Orientales y Africanos, de la Universidad de Londres (The School of Oriental and African Studies, SOAS, University of London), su sentido de justicia social, afrofeminismo y decolonialidad, le han llevado también a sumarse a la campaña  Salva el mercado Pueblito Paisa (#SavetheLatinVillage) una lucha de la comunidad colombiana contra la gentrificación en el municipio de Haringey. Ornella también forma parte del colectivo queer The Latinxs y es parte del programa Mujeres que tejen el cambio (Change Maker Programme).

Como parte del taller de Afrodescendencias, le pedimos a Ornella que compartiera una reflexión de sí misma y como se autodefine. Su reflexión es importante porque un reto que tenemos las mujeres de origen latinoamericano, afrodescendiente o de otras minorías étnicas en una ciudad tan contrastante como Londres, es que tomamos conciencia de nuestras intersecciones cuando en nuestros cuerpos hemos librado batallas contra el racismo, la discriminación, la exclusión por estatus económico, social o migratorio. Frente a esos retos, no es imposible la integración partiendo y reconociendo las múltiples aristas de nuestras identidades personales y colectivas podemos transitar al empoderamiento personal y colectivo. De ello nos habla Ornella.

Soy afrolatinx

Lo primero que me viene a la mente hablando de ser afrodescendiente, es una conversación que tuve con mi padrastro en la cual me preguntó si yo verdaderamente me sentía  diferente. Me preguntó que si mi color de piel y mis rasgos representaban diferencia en el contexto británico y que si esto me afecta en mí día a día.  Yo me quede atónita por un momento; me pareció absurdo que me preguntara algo tan obvio. Pero él me aseguro que nada más quería saber mi opinión. Y muy calmadamente le dije: “la cosa es que desde que yo nací, la sociedad me dijo que era diferente.” La conversación continúo y le explique que mi vida ha sido una conglomeración de eventos que reafirman mi diferencia. Pero que ahora más que trauma, encuentro fuerza y orgullo en ser diferente. Pero sentirme así no siempre fue el caso; para mí ser afrodescendiente, ha sido una mezcla de muchas cosas en mi vida y es apenas ahora que estoy aprendiendo a sanar y a amarme por lo que soy.

En mi niñez fui a la escuela con niñas ricas con piel clara, de pelo liso.  Todas estaban orgullosas de ser de descendencia europea, hablando de sus viajes a Estados Unidos y de los cruceros en los que se montaron durante las vacaciones de verano. En mi salón solo éramos 3 morenas, o niñas de color, aunque vivíamos en una de las ciudades con más diáspora afrolatinx en toda Colombia. Por gran parte de mi vida fui minoría. Para mí la diferencia era inescapable, no lo podía ignorar. Pelo liso y suelto era lo ideal, así que cada dos semanas me tocaba ir al salón de belleza ya que lidiar con mi cabello era mucho trabajo. Era causa de ansiedad para mí y para mi madre. Yendo al salón de belleza veía a las peluqueras discutiendo quién de ellas se iba a tomar “el gran trabajo” de lidiar con mi cabello. Recuerdo que escuchaba: “! Nombre!, mírala tiene un poco de pelo y es complicado; hazlo tú.” De vez en cuando escuchaba: “!Nooo! ella tiene el pelo feo.” Yo siempre era la última en el salón. La peluquera sudando me decía: “nena tu si tienes pelo carajo, pero siquiera lo tienes más suelto que mi hija, ella si tiene el pelo apretado.”

Pequeños momentos como esos fueron formado mi percepción de mí misma y de mi herencia. En el colegio a diario me ponía balaca y vinchas. Durante un tiempo me ponía gorras para esconder mi pelo indomable. En el recreo sin falta corría al baño a empaparme el pelo de agua para que los rizos no se notaran. Gel siempre estaba presente. No podía dejar que mis compañeras vieran que era diferente.

Cada cumpleaños en piscina andaba pendiente del sol, pensaba: “Si se me seca el pelo todas verán mi pelo feo, mejor me quedo metida en el agua por más tiempo y así no lo ven.” Y sin falta me daba gripa.Pero aun así con esa misma mentalidad auto despreciable iba a la casa de mi abuela, una mujer negra. Ella es mi adoración, pero nunca me percaté de que todo lo que yo odiaba de mí misma era lo que amaba en ella.

Y ahora pienso ¡wow! que ridículo todo lo que yo hacía para que la gente no viera mi pelo. Ahora en Reino Unido, la gente me dice: “qué lindo pelo tienes” ¡Pero como no, digo yo! Si en el noticiero todas las negras y morenas tenían el pelo flechudo, mis tías con alizar, las empleadas con el pelo quemado de tanta plancha. Toda la vida se me dijo que lo que eres, lo tienes que esconder porque no es hermoso, no es presentable.

Por generaciones se nos ha dicho que nuestros cuerpos son para que otros juzguen, vivimos debajo de las reglas de otros, reglas que se nos impusieron. Y por eso se nos dice: acepta, cambia y cállate.  Transfórmate y confórmate a nuestros ideales. Pero ahora veo que fue un regalo ser diferente, veo que ese odio que me tenía a mí misma, esa vergüenza fueron mentiras; son palabras que dicen para mantenernos dóciles. Ahora veo que ser diferente es una bendición. Que jamás debo disculparme por lo que soy. De hoy en día vivo agradecida de ser lo que soy, yo no tengo que pagar dinero para ir a rizarme el cabello, no tengo que pagar millonadas como las mujeres blancas para obtener el hermoso color de piel que tengo.

Nuestros pueblos repiten la opresión del tirano blanco y hieren a las comunidades indígenas y afrodescendientes con retóricas europeas. Pero no debe ser así…

Mi cuerpo es hermoso, mi descendencia es hermosa y estoy orgullosa. Para mí el ser afrocaribeña y amarme a mí misma es ser radical y transgresora, es no conformarme, es ser fuerte y luchadora. Me doy cuenta de que uno no tiene que conllevar con lo que le hace daño a uno, uno pude cuestionar y resistir.

Hoy tu aporte puede hacer una gran diferencia!

 

Hola amig@s y seguidores de Lawa,

¡Aquí en LAWA estabamos esperando con mucha emoción el 12 de julio – el día que cada donación que obtengamos a nuestra campaña de financiamiento se convertirá dos veces la cantidad. bit.ly/womenlawa

Hoy es una oportunidad única para nosotras para generar el doble de la cantidad de fondos y nos gustaría pedir tu apoyo.

LAWA es una organización sin animo lucro que se  dedicada ayudar a las mujeres que se encuentran en situación de vulnerabilidad a causa de violencia de genero siendo asi la única que tiene un Refugio para la comunidad Latino Americana en el Reino Unido y en Europa. Aquí es donde mujeres como Elena que han sobrevivido al tráfico, encuentran la seguridad y empoderamiento,  también reciben el apoyo para superar el trauma de cada pesadilla experimentada y asi lograr transformar sus vidas con nuevas esperanzas.

Sentí que no había salida, pero llegar  al refugio de LAWA fue el momento decisivo en mi vida” (testimonio de Elena). Gracias al apoyo brindado  hoy Ella está llevando una vida plena, trabajando en una panadería y viviendo en su propio departamento con sus dos hijos.

Pero todavía hay demasiadas mujeres como Elena, que no logran encontrar un refugio, debido a los recortes de fondos del gobierno para los servicios de violencia doméstica.

¡Tú puedes ayudarnos a cambiar esto!

Favor considera hacer una donacion y compartir la campania con tus amigos, familiares y las redes sociales.

Aquí está el enlace: bit.ly/womenlawa

Esto es crucial para seguir adelante por los derechos de las mujeres y crear nuevas oportunidades para las familias.

Cada penique hace la diferencia y nos ayudará a continuar nuestro trabajo y  mantener nuestro refugio abierto, El refugio ha creado, crea y sigue creando un futuro más brillante para las familias que huyen de la violencia domestica.

Gracias! Obrigada! Thank you!