Blog

Habitar el cuerpo enemigo: mestizaje y el no poder nombrarse

Estas carnes indias que despreciamos nosotros los Mexicanos asi como despreciamos condenamos a nuestra madre, Malinalli. Nos condenamos a nosotros mismos. Esta raza vencida, enemigo cuerpo.
-Gloria Anzaldúa.

Tengo un recuerdo vívido a los 10 años. Unos jóvenes entran a mi casa de caña haciendo un censo para las elecciones y me entregan un papel que tengo que llenar con mis datos. Cuando llego a la parte que dice etnia miro a mi madre.
Miro hacia arriba confundida.
Mestiza – me dice – tú eres mestiza, todos somos mestizos.

Me preguntas por mi sangre
Si indígena, nativa,
Si bastarda o mezclada
Y yo solo la siento hirviendo
Cocinándose por 500 años
Yo solo la veo
Regándose, escapándose
De vuelta a la tierra

Una de las primeras veces que discutí sobre cómo me identifico racialmente fue conversando con una amiga durante el primer año que viví fuera del país. Nunca había sido confrontada con una pregunta tan directa que me exigía nombrarme.

-bueno, eres de Ecuador, pero ¿qué eres?

Traté de explicar el mestizaje como me lo habían enseñado, una mezcla de poblaciones europeas, indígenas y africanas en América Latina. Mi raza o etnia no era algo sobre lo que había reflexionado mucho. Recuerdo de pequeña escuchar las palabras ‘blanca’ o ‘mica’ (rubia) como sinónimos de hermosa. Recuerdo ser llamada ‘chinita’ en mi familia por tener los ojos rasgados, recuerdo odiar mis ojos ‘chinos’, característicos de las poblaciones indígenas. Sin embargo, no asociaba estas características como atributos raciales. Aunque envidiaba la piel blanca y cabello rubio, no podía reconocer estos sentimientos de incomodidad y deseo de ser blanca por lo que eran: odio propio arraigado en la colonización.

Son las costumbres que traicionan. La india en mí es la sombra: La Chingada, Tlazolteotl, Coatlicue. Son ellas que oyemos lamentando a sus hijas perdidas.

-Gloria Anzaldúa.

-Entonces, ¿eres mitad española y mitad indígena? Porque puedo ver algo indígena en ti, pero no te ves completamente indígena – me dijo mi amiga.

Yo no sabía cómo responder a estas preguntas. Crecí en la costa del Ecuador, donde disfrazamos nuestro racismo con regionalismo y nombramos como ‘indígenas’ a las personas de la sierra para distanciamos de las raíces de los pueblos indígenas. Reconocerme mestiza, significó que lo indígena, cholo, montubio, negro fue siempre ajeno, algo de lo que me distanciaba o negaba. Significó dejar de usar mi cabello en trenzas porque mi padre me decía que parecía una de esas ‘serranita vende papas’. Significó entender “indígena” como insulto, y “no pareces de aquí” como cumplido. Crecí imaginándome mestiza, simpatizando con el colonizador y buscando la blanquitud.

El mestizaje, entonces, no es un proceso inocente, pero una estrategia de blanqueamiento que busca eventualmente eliminar todo lo indígenx, negrx, “no-civilizadx” o “salvaje” dentro de nosotrxs. Recuerdo haber escuchado algunas veces en mi familia la “broma” de que hay que “mejorar la raza”, implicando que una tenía que casarse con un hombre blanco, rubio, ojos claros. Crecí construyendo mis gustos así, romantizando lo blanco como sinónimo de belleza. El “mejorar la raza” es una forma de colonialismo interno que nos permite exteriorizar el odio a nuestro propio color piel o rasgos indígenas y negros. Esta “broma” no debería ser tomada a la ligera. Esta expresión lleva el peso del genocidio en un contexto de esclavitud, expulsión forzada de poblaciones africanas, esterilización forzada de mujeres, eugenesia y políticas “selectivas” que buscaron eliminar poblaciones enteras y acabar con los lastres incómodos de la etnicidad.

¿A quién o a qué nos referimos cuando nos llamamos mestizxs? El proyecto nacionalista del mestizaje es una estrategia hegemónica, racista y patriarcal que buscó blanquear y homogeneizar (física y culturalmente) a las poblaciones en América Latina. Sin embargo, lejos de contribuir a esto, logró construir una idea estereotipada de ‘lo otro’ que se manifiesta en discriminación, hipersexualizacion o tokenismo, técnicas que al final solo reproducen la supremacía blanca. La idea de la ‘unidad’ o de que ‘todos somos iguales/mestizxs’ nos permite negar conversaciones sobre racismo creyendo que porque ‘no nos fijamos en el color de la piel’ el conflicto racial desaparece.

Crecí escuchando a mi profesora referirse a mí y a mis compañeros como ‘merienda de negros’ cuando hablábamos más de la cuenta en la clase, con un padre que ofreció operar mi nariz ‘chola’ desde los 12 años, crecí aprendiendo a tragar amnesia con odio propio, y aún así hay personas que me llaman ‘problemática’, ‘blanco-fóbica’ por llamar a alguien racista. El discurso de la nación mestiza es violento porque permite bloquear conversaciones sobre discriminación y diferencia. Nos negamos a hablar de racismo porque nos incomoda, porque decimos “no ver el color de piel”, pero seguimos bromeando sobre cómo lxs negrxs son ladrones y lxs indígenas sucios e incivilizados.

El mestizaje forjado en la colonización no es una afirmación de identidad consciente, si no una forma de auto-negación. Bajo el paraguas del mestizaje, los insultos racistas se vuelven ‘solo bromas’ y los estereotipos se naturalizan. Este proceso nos impide desarrollar una conciencia racial porque nos impide nombrarnos. Sin embargo, no impide que nos nombren (‘negritx’, ‘cholx’, ‘indix’, ‘longx’, etc).

cuando crezca
no quiero ser mestizx*
porque mi tierra puede haber sido conquistada
mi cuerpo invadido
y tal vez solo hable idiomas europeos
pero yo decido como me defino

y cuando alguien intente hacerme marcar una casilla
yo marcare ‘otrx’
y lo haré con delineador rojo
por si a alguien le queda alguna duda
de cuan mestizx* no soy

-Lorenzo Herrara y Lozano (adaptacion)[1]

Entonces ¿Somos todos mestizos?
No.

La anti-negritud, anti-indigenismo e indigenismo son sentimientos vivos y latentes que se escudan bajo la ideología del mestizaje. El proyecto de la nación mestiza fue propuesto por élites criollas y desarrollado junto a tácticas de represión y matanza a pueblos y comunidades. Es así que cuando nos nombramos/reconocemos mestizxs, consciente o inconscientemente jugamos el papel del colonizador para alejarnos lo más posible no solo de nuestras raíces indígenas y negras, pero de las comunidades que siguen resistiendo en la actualidad.

He re-escrito esta historia tantas veces porque he tenido miedo de escribir estas palabras, de tener esta conversación. Me ha tomado tiempo entender que negar las diferencias, no las erradica, y no hablar de opresiones no las hace desaparecer mágicamente. He tenido que vomitar discursos que me llaman víctima al nombrarme, estoy tratando aún. No se puede descolonizar sin estar dispuestxs a incomodarnos, o si no estamos dispuestxs a rendir cuentas de nuestros privilegios. El colonialismo no termina con supuestas independencias, está arraigado en nosotrxs, cada vez que nos alejamos de quienes somos, cada vez que decidimos desterrarnos de nuestra piel.

[1] Remplazo hispanic por mestizx en el poema Childhood Dreams. https://edisciplinas.usp.br/pluginfile.php/4142714/mod_resource/content/1/FOXX%20ANTHONY%20HERRERA.%20Tragic%20Bitches.pdf (p. 25)

This powerful piece was waiting to be written by Angie Farfán, la Faca. By problematizing mestizaje, el no poder nombrarse and how its violent racist logic helps reproducing white supremacy, it opens up a painful but very important conversation we Latin Americans urgently need to be having.

Angie Farfán has collaborated with LAWA’s Change Maker Programme before moving to Ecuador where she continues to provoke us with her writings on mestizaje, deseos, sexualidades, colonización y raza.

This essay has originally been published at http://recodo.sx/habitar-el-cuerpo-enemigo-mestizaje-y-el-no-poder-nombrarse/

Help us save vital domestic violence refuge services!

Did you know that 50% of Specialist Refuge Providers led by and for black and minority ethnic women (BME)have disappeared in the last 10 years?

While public funding for shelters is decreasing at an alarming rate, violence is not. Due to government cuts, many refuges are facing closure and this threatens lives. Women and children trying to break free from violent partners, child abusers and sex traffickers, have fewer and fewer spaces to go. The sector is in crisis.

Small, community organisations like ours are being hit the hardest. Our unique refuge which is the only one for Latin American women and their children in Europe, is not commissioned by any council, so we have to work twice as hard to keep it running.

 More and more women continue to arrive at our door; women we simply don’t have the resources to accommodate and we consistently find ourselves having to find other solutions to help her. We do this because we believe that the system is unjust and deeply flawed. At the moment on average only 1 out of 5 BME Women are able to access a refuge when they are trying to flee from the horrors of domestic violence. What happens to those other 4 women? Often they are left with only two options:  the streets or staying an abusive relationship, risking their lives and those of their children.

“If I hadn’t been for LAWA’s Refuge, I’m not sure I would still be here today” (Lucia from Bolivia)

If like us, you believe that we urgently need to ensure ALL survivors have a safe place to flee to, regardless of the colour of their skin, their migration status or their religion, please support our crowdfunding campaign to save our services and protect our safe spaces. Every little bit makes a difference and with your help we can make a lasting change, one life at a time.

Make a donation today: bit.ly/womenlawa
Share and Follow us on Twitter: Lawalondon

Congratulations Change Makers !

LAWA ends this year celebrating Latin American and BME migrant and refugee women in London. One of the projects we launched in 2017 was Change Maker Programme, which is an intersectional and intergenerational space where women had the opportunity to meet, learn, growth together and contribute to positive changes. As part of the graduation party we also held a Change Makers Exhibition showcasing portraits of the participants.

We would like to say a special thanks to the photographers #BettyZapata and Jahel Guerra taking the fantastic pictures and curating the exhibition, to  #LorenaGallego, our commuinty engagement volunteer for her logistical support and to the Latin American Choir and the Inca Improvisation group that made us dance all night. And of course a big thank you to each Change Maker for their engagement with the Programme!

If you want to be part of the next Change Makers generation, LAWA open the inscriptions in February.  Contact Jael@lawadv.org.uk for more information

 

Love good music and a good cause?

Why not enjoy doing both this sunday ? We would like to invite you to join us to an uplifting concert of classical ‘PanAmericana’ in aid of LAWA.

We are deeply grateful and excited about this great initiative of Iberian & Latin American Music Society and Echoes Festival that showcases the music of the New World at the Barbican on 29th of October,  while challenging the rhetoric

of intolerance and supporting those tackling racism, hate and violence, with a programme inspired by the golden age of  20th-century Americanism.

So come and enjoy some amazing music and support women and children at our refuge to break the cycle of violence!

Listen to this mornings session of BBC women’s hour to find out more about what to expect at the concert and why ILAMS is supporting us: ILAMS and LAWA join BBC Women’s Hour

Find out here how to purchase tickets and more details here:

Concert Details: 29 October 2017, 7.00pm

Where: Barbican (Milton Court Concert Hall), Silk Street, London, EC2Y 9BH

TICKETS £32, £25, £18, £12 | 25% off Concessions & Group Bookings (limited availability)

BOOKINGS 020 7638 8891 | tickets@barbican.org.uk | barbican.org.uk

MORE INFO echoesfestival.co.uk

 

Calling all Film-makers !

Calling all creative film-makers who care about migrant women’s rights and want to support the only refuge for Latin American Women and children in the UK and Europe Fleeing violence.

This year LAWA is reaching a milestone anniversary of 30 years of saving and transforming lives.

To celebrate this great anniversary and the achievements over the years, we are hosting a glamour’s Gala on the 6th of October, at which we would love to show a short video introducing LAWA.

And this is where you come in: we are seeking film makers that would like to create this short 1-2min institutional video presenting LAWA and what we do.

Your creativity and pro-bono support can make a huge difference in helping us showing the world what makes LAWA so special, how we empower women to empower themselves and why we need the public’s support to continue to tackle gender violence and create brighter futures for migrant families.

 

If you are interested in getting involved , please contact: salma@lawadv.org.uk

02072750321